Tu mejor activo eres tú. Si aseguras tus cosas ¿Por qué no asegurar tu capacidad productiva?